Archivo de la categoría ‘Herramientas de dibujos’

Tipos de papel de dibujo

TIPOS DE PAPEL.
El papel fue inventado por los chinos un siglo antes de nuestra era, pero no se introdujo en Europa hasta mil años después. Paulatinamente fue sustituyendo al pergamino, de elaboración más costosa y compleja.
El papel hecho a mano se obtiene a partir de una pasta de celulosa vegetal (o elaborada con trapos) que se deposita en capas finas sobre un bastidor de las dimensiones deseadas. A continuación, se extiende cada capa de pasta entre dos fieltros superpuestos y se prensa para eliminar la humedad. Por último, la hoja así obtenida se sumerge en una solución de cola animal, para aumentar así su resistencia.

El papel hecho a mano se reconoce y caracteriza por la “filigrana”, es decir, por la marca transparente impresa por el bastidor durante su elaboración. El bastidor está formado por una trama de hilos metálicos verticales y varillas horizontales, en la cual queda retenida la pasta de celulosa cuando éste se saca de la tina que la contiene. Las diferencias resultantes del hecho de que a cada hilo o varilla corresponde una capa de pasta ligeramente más fina producen un dibujo, visible al trasluz, que permite emitir un juicio sobre la procedencia y la fecha de fabricación del papel (en general, el número de hilos ha ido aumentando con el transcurso de los siglos).

Por el mismo sistema del hilo metálico inserto en el bastidor se imprime la “filigrana” o marca de fábrica, consistente en distintos símbolos (flechas, leones, yelmos o letras del alfabeto), que revela el origen y la fabricación del papel (el número de filigranas registradas asciende a dieciséis mil).
A finales del siglo xiv, Cennino Cennini aconseja en su tratado preparar el papel para el uso de punta de metal (uno de los primeros útiles de dibujo refinados) con posos minerales especiales o polvo de huesos, lijándolo después con ágata. El papel de color, de uso frecuente, se obtiene diluyendo los pigmentos (rojo, verde o azul) en cola animal o goma arábiga, que además aumentan la consistencia del papel. El “grano”, es decir, la textura de la superficie, es un elemento fundamental para el dibujo, ya que determina el uso de los distintos materiales, desde el lápiz al carboncillo y desde la tiza al pincel, y permite conseguir efectos especiales, debidos precisamente a esta relación entre material y soporte.

Los lápices accesorios

Como ya hemos visto, la técnica del lápiz negro, de la sanguina y de los lápices de colores sobre papel blanco puede enriquecerse con la utilización de papeles de color (no sólo de color paja, sino también marrón, azul, etc.) y mediante “toques de luz” blancos, obtenidos con tiza, lápiz o temple. Pero la base del dibujo es el lápiz con su trazo preciso y sus múltiples posibilidades expresivas, tanto si se trata de lápices negros como de sanguina o lápices de colores. Conviene recordar que:

• Es importante elegir el grado de dureza del lápiz según el grano del papel; los papeles muy texturados no admiten usar un lápiz demasiado blando. En todo caso, el grano del papel se puede aprovechar para sugerir efectos expresivos.
• El lápiz puede usarse sólo para el contorno o bien para toda la construcción del dibujo, aprovechando la sensibilidad del trazo (más o menos fuerte, sinuoso o repetido) y las posibilidades de los rayados y de los rayados cruzados en el tratamiento del claroscuro.
• El claroscuro obtenido mediante rayados entrecruzados es preferible al realizado con la ayuda del difumino, porque garantiza una mayor transparencia (y, por tanto, la posibilidad de conservar el efecto del reflejo en la sombra). Además permite superponer nuevos trazos a las zonas ya trabajadas para acentuarlas o modificarlas, sin “ensuciar” el dibujo (es decir, sin echar a perder la frescura dei trazo).
• En la construcción del dibujo, tanto respecto a la forma como al claroscuro, es importante relacionar todas las zonas con las demás; así, en el tratamiento del claroscuro conviene establecer primero una escala de tonos (el más claro y el más oscuro), identificando luego en función de ella las zonas que corresponden a las distintas tonalidades.
Como conclusión (aunque es difícil hablar de conclusión en relación con la técnica del lápiz, abierta siempre a las más variadas experiencias) de nuestro breve encuentro con los lápices negros, la sanguina y los lápices de colores, mencionaremos algunos accesorios útiles (aparte, naturalmente, de la goma, que, además de servir para borrar, es un instrumento muy útil para aligerar o suprimir líneas o zonas del dibujo). Esos accesorios son la goma de “miga de pan”, el difumino (o esfumino) y el fijativo (o fijador).

La goma de “miga de pan”
Es un tipo de goma de borrar que merece especial consideración, no sólo porque permite eliminar errores en los dibujos (a lápiz, a carboncillo o con tiza), sino, sobre todo, por su contribución al perfeccionamiento de los mismos, tanto del trazo como del claroscuro. La goma hecha a base de “miga de pan” se utiliza habitualmente en pequeños bloques rectangulares, de los cuales se van cortando trozos que se moldean con los dedos para darles flexibilidad.
La goma así preparada se utiliza para aligerar o aclarar un tono determinado, presionándola sobre la zona deseada sin frotar; con un borde limpio y afilado se pueden dejar blancos en las zonas cubiertas por el lápiz, que producen sugestivos efectos de luminosidad.

El difumino.
El difumino o esfumino permite obtener un claroscuro más suave y continuo, con unos tonos grises sobre los cuales destacan de forma especial los efectos de las luces, conseguidos mediante los toques de goma de “miga de pan”.
Es un bastoncillo apuntado, formado por papel secante enrollado, que se frota sobre las zonas cubiertas por trazos de lápiz para “difuminarlas”, es decir, para hacer disminuir su nitidez, obteniendo así un claroscuro de tonos grises fundidos con un efecto de mayor continuidad, aunque, en ocasiones, menos brillante y transparente.

Instrumentos del dibujo tecnico

Otro instrumento útil y sencillo es el paralelín. Consiste en una regla (por lo general, bastante larga, casi tanto como el tablero sobre el cual se monta), provista en ambos extremos de un par de poleas, por la garganta de las cuales se pasan dos cordeles finos que, al cruzarlos, tensarlos y fijarlos en los cuatro ángulos del tablero, permiten que la regla se traslade siempre en paralelo.
Respecto al tablero, en el caso de no disponer de una mesa de dibujo propiamente dicha, es conveniente utilizar para el dibujo geométrico un tablero de madera, preferiblemente contrachapada, de superficie bien lisa. Aún mejor es forrar el tablero o la mesa de dibujo con una hoja de papel “de estarcido”, de resistencia y blandura adecuadas, recortándolo a las mismas dimensiones del tablero para poder fijarlo con cinta adhesiva a lo largo de los bordes. Diremos, por último, que para que el papel se conserve bien tensado y, portante el plano de trabajo quede liso, se suele mojar dicho papel antes de pegarlo a los bordes; de este modo, al secarse, quedará perfectamente tenso.

Utiles de dibujo

ÚTILES.
Los útiles fundamentales para el dibujo geométrico son la regla, el cartabón y la escuadra, y también la regla en «T», el parale-lín y el tecnígrafo.
Las reglas pueden ser de distinta longitud, desde el decímetro hasta las de 80 cm, un metro o un metro y medio (no se suelen encontrar reglas más largas, ni de madera ni de metal). Las escuadras y los cartabones sirven para trazar rectas horizontales, verticales y oblicuas, según la inclinación de uno de sus lados, que suele ser, por lo general, de 45°, 30° o 60°.
Haciendo deslizar una escuadra por su lado inclinado a lo largo de otra, que se mantiene fija sujetándola firmemente con la mano, se pueden trazar rectas paralelas (figuras 1 y 2). Como es natural, la escuadra se puede hacer deslizar también sobre una simple regla puesta sobre la hoja de dibujo (figura 3).
Uno de los fundamentos del dibujo geométrico es el correcto trazado de rectas paralelas horizontales y verticales, es decir, perpendiculares entre sí.
Para ello resulta muy útil la regla en «T». Se trata de una regla provista en uno de sus extremos de un elemento ortogonal más grueso (unido a ella de manera que permite variar la inclinación de la regla) que se adosa a uno de los cantos del tablero de dibujo, manteniendo inalterable la inclinación de la regla mientras se desliza a lo largo del mismo (figuras 4 y 5).
Como es evidente, sobre la regla en «T» se pueden apoyar la escuadra y el cartabón para trazar rectas verticales u oblicuas donde sea necesario, trasladándolos a lo largo del lado superior de la regla, mientras ésta se mueve paralelamente hacia arriba o hacia abajo. El elemento lateral de la regla debe estar siempre perfectamente adosado al canto del tablero, para que puedan trazarse en todo momento líneas paralelas.

PREPARACIÓN DE LOS ELEMENTOS DE UN DISEÑO

El blanqueamiento es un método rápido y eficaz para ocultar fragmentos de línea no deseados. Recordemos que el proceso fotográfico no recogerá las manchitas de pintura blanca, sino tan sólo las áreas puramente negras del arte final.
Los ejemplos que aquí mostramos supusieron la utilización de muchos de los instrumentos y plantillas mencionados en el texto No se pueden Cazar a mano elipses y círculos precisos. La colocación cuidadosa de plantillas y compases, combinada con un esmerado dibujo con estilógrafos, ojede llevar a un resultado final perfecto. Vemos aquí formas geométricas variadas, bien delimitadas; las mezclas de lineas trazadas geométricamente y íneas hechas a mano (por eiemolo, los pies, las manos, la vaca, algunos de los elementos del tractorj pueden utilizarse oara crear imágenes suaves al mismo tiempo que precisas. También se puede encontrar información sobre decoracion habitaciones que destacamos en este artículo.
El cupón de Kleenex que su muestra en esta página se ha trazado en silueta; esta forma de arte final se denomina arte fhal con marcas de regisfo. Las líneas proporcionan al impreso’ guias precisas para que las diversas áreas puedan imprimirse en los colores especificados en la hoja superpuesta.

Dibujando con un estilógrafo para dibujo

Cuando se utilizan estilógrafos para trazar cuadrados, rectángulos o cualesquiera otras formas donde líneas rectas se encuentren para formar un ángulo (vértice), el resultado más limpio posible puede obtenerse haciendo que las líneas se crucen en el vértice y, después de haberse secado la tinta, pintar o raspar los excesos. Conviene hacerlo porque, por muy cuidadoso que se sea, incluso las plumas nuevas o bien conservadas pueden dejar a veces una manchi-ta al extremo de la línea trazada.

Dibujar con una plantilla

Al dibujar con una plantilla, una regla o un paralelógrafo, hay que sostener la pluma o el lápiz en ángulo recto respecto a la superficie de dibujo. Algunas plantillas están ideadas para que el canto quede elevado por encima de la superficie de dibujo (es decir, están biseladas), pero a veces el canto se apoya directamente en la superficie de dibujo. Como hemos visto, cuando se dibuja a pluma con plantilla o regla la tinta puede correrse por debajo y provocar manchas, de modo que hay que ser cuidadoso. A menudo, lo más fácil es invertir la posición de la plantilla, de modo que el biselado deje un espacio sobre la superficie de dibujo. Hay que experimentar unas cuantas veces con trozos sobrantes de cartulina para perfeccionar esta técnica.

Utilización del equipo de dibujo

Utilización del equipo de dibujo.
Una vez preparado el equipo, puede empezarse a dibujar. La precisión es vital: el efecto general de un pluma cuidadosamente acabado es muy satisfactorio; por contra, una única línea mal colocada provocará irritación.
Antes de empezar, el tablero se limpia con líquido limpiador o con petróleo de encendedor, frotando uniformemente la superficie. Los líquidos limpiadores no manchan y se evaporan en seguida, cosa que evita la situación irritante de tener que esperar, sin hacer nada, a que el tablero esté preparado.

Como aprender a dibujar bien

Aprender a dibujar:
1 Hay que sujetar la pluma en ángulo recto respecto a la superficie del dibujo para garantizar un grosor de línea constante.
2 Para evitar manchas de tinta hay que invetit la posición de la plantilla.
3 Después de dibujar un vértice se eliminan con pincel los fragmentos de lineas sobrantes.

Preparación de los elementos de un diseño

Antes de empezar a crear el original definitivo o arte final, casi con toda seguridad se pasa por algún boceto previo, creado por uno mismo o por otra persona. Hay que estudiar este boceto cuidadosamente, con objeto de preparar el equipo necesario para las diversas fases de producción del arte final, y asegurarse de tenerlo todo preparado no sólo al alcance de la mano, sino limpio, afilado, etcétera. Conviene sacar algunos calcos de boceto para tenerlos como referencias.