Archivo de la categoría ‘Aprender a dibujar’

Aprender a dibujar manga

Chica en bikini.

Paso 1.
Comenzamos con las líneas ufas: Un círculo para la cabeza, con sus líneas faciales. Hacemos también el trazo de la mandíbula y el cuello y las líneas ara centro del cuerpo, pierias, brazos, caderas, pies y tobillos. Con pequeños círculos marcamos las manos, hombros, caderas, codos y rodillas.

Paso 2.
Hacemos los contornos de brazos, piernas, pechos, la bombachita de la bikini y la línea de abajo del corpiño.

Paso 3.
En este paso marcamos la ubicación de los ojos, la nariz y la boca. Hacemos también las manos completas, tal cual se ven en el modelo. También dibujamos los pies de la chica.

Paso 4.
Dibujamos el cabello de la chica, con sus me chones deflecados y sus colitas. Completamos también los ojos.

Paso 5.
Borramos las líneas del primer paso y todas las guías.

Paso 6.
Finalizamos dibujando el corpino y las líneas de las clavículas.

Paso 7.
Entintamos el dibujo definitivo con rotring, fibra, bolígrafo o tinta china y lo coloreamos según el modelo original con nuestra técnica preferida.

Cómo dibujar un perro

CÓMO SE DIBUJA UN PERRO.

Pasemos ahora a otro animal: el perro, es decir, el mejor amigo del hombre. También los perros son amos y señores en las campañas publicitarias, por lo que es importante aprender a conocerlos y a dibujarlos. Estudiemos sus actitudes: a diferencia del gato, el perro es más fraternal y menos desconfiado. En todas las ocasiones demuestra la alegría de vivir en compañía de la gente, y siempre está dispuesto a recibir con grandes saltos a su amo y a ayudarlo en mil tareas domésticas (recordemos el clásico perro con el periódico en la boca). Por lo tanto, al dibujarlo, trataremos de resaltar estos aspectos. Tenemos que prestar especial atención a la mirada, que debe ser tan humana como sea posible. Observemos ahora el layout que aparece sobre estas líneas.

Trabajando con markers casi gastados, su autor consigue obtener efectos realmente sorprendentes, sumamente pictóricos. La suavidad del color es similar a la del pastel. El dibujo es fresco, sobrio y expresivo. Arriba y junto a estas líneas, vemos perros en distintas actitudes. Podemos utilizarlos como modelo y practicar copiándolos. Hay que prestar mucha atención al pelo; de hecho, cada perro presenta características diferentes: algunos tienen el pelo hirsuto, mientras que otros lo tienen liso; algunos tienen el pelo largo y otros lo tienen corto, y los hay que tienen una espesa pelambre, mientras que otros tienen el pelo más bien ralo. También los colores varían sensiblemente.

Para realizar la cabeza de perro reproducida arriba, el dibujante ha utilizado un mar-ker «gastado», el único capaz de obtener un efecto semejante al que se puede conseguir con la tiza. Luego ha dado los toques finales con lápices de colores, tratando de no apoyar demasiado la mano ni recargar el dibujo, para que la imagen no perdiera la frescura. En el diseño de los dos perros de abajo, en cambio, ha hecho un gran trabajo de síntesis; al colorearlos, ha mantenido perfectamente separados los tonos claros de los oscuros y los ha unido con breves trazos de lápices de colores, para obtener así el efecto del pelo corto. Intentemos ahora realizar una página publicitaria, aprovechando algunos de los elementos del anuncio del gato (página siguiente). La solución que proponemos consiste en situar la cabeza del perro en el centro óptico de la página y colocar el headline arriba y las cajas, junto con el plato de comida, abajo.

Hay muchos ejemplos, y recientes además, en los que un perro ha colaborado eficazmente en solucionar un problema de comunicación. Las campañas de Scottex son, también, un buen ejemplo. El hombre con problemas, en este caso, era José Luis Herrero, director creativo de J. Walter Thompson. ¿Los problemas?, encontrar la manera de comunicar de forma brillante y notoria las ventajas de un producto «delicado»: papel higiénico. ¿La solución?, un maravilloso cachorro de Gol-den Retreiver.
Hogareño, tierno, suave, juguetón… era perfecto para convertirse en mascota de la marca, cargar de emoción la comunicación y hacerla más fácilmente identifi-cable.
Y así fueron saliendo campañas. En una ayudaba a demostrar que Scottex es el papel más largo, en otras que era el más suave, y haciendo travesuras quedaba muy claro, también, que el papel era muy resistente.

Llegó a unirse tan claramente a la marca que se pudo utilizar en promociones. Su silueta incluida en los envases sirvió como testigo de compra, y convertido en muñeco de peluche era un obsequio muy atractivo para los compradores del producto. Lo más difícil fue conseguir para cada campaña una carnada completa de Golden Retreiver cuyos ejemplares debían tener no más de cuarenta días. Desgraciadamente, esta raza es muy poco común en España, y había que buscarla en Inglaterra, Holanda o Portugal. Transportarlos con cuidado, tener un cuidador veterinario, mimándolos todo el tiempo, y luego ingeniárselas para que hicieran en los rodajes lo que se esperaba de ellos. Con paciencia, astucia y delicadeza se iban consiguiendo las tomas necesarias.
Cuando un perrito se cansaba, otro tomaba su lugar (en cada spot salen dos o tres perros distintos, aunque parezca el mismo). Un cachorro era experto en carreras, otro en dormirse y alguna hembra (parecían más inteligentes) hacía los trabajos más difíciles (coger el papel con la boca o tirarse por el tobogán).

La verdad es que todo el equipo acababa enamorándose de las estrellas y, aunque los rodajes eran agotadores, una vez que terminaban todo el mundo se quedaba muy triste y deseando que pasara el tiempo pronto, para tener la oportunidad de volver a contar otra historia con unos protagonistas tan encantadores. Después de varios años de utilizar un cachorro en la publicidad de Scottex se ha demostrado que es un éxito. Y es que, en muchas ocasiones, la mejor musa de un creativo, su mejor amigo, es el perro. Ya lo decía el refrán.

Cómo dibujar un gato

CÓMO SE DIBUJA UN GATO.

Entre los diversos animales domésticos, los gatos son los más utilizados: el pequeño tigre casero necesita alimentos selectos y ricos en vitaminas, polvos antiparasitarios, ratoncitos de juguete, cuidados veterinarios, etc., pero, como ya decíamos, es también un elemento indispensable en otras muchas campañas destinadas a los productos más variados. Así pues, un buen visuali-zer tiene que saber dibujar un gato sin dificultades. Pero se trata de una empresa bastante complicada. Sólo las gallinas superan en dificultad a los gatos. Esto lo saben los dibujantes por experiencia. Hace algunos años, por ejemplo, un profesional tenía que dibujar una historia de gatos para un libro. Se trataba de una pequeña obra para niños, destinada a fomentar su interés por los libros. El profesional en cuestión, que era un fanático del dibujo, decidió realizar para este trabajo varios estudios del natural.
En estas páginas aparecen algunas de las secuencias que realizó, donde es fácil apreciar los esfuerzos que un dibujante debe dedicar a su trabajo. Copió gatos durmiendo, gatos bostezando… como quizás ninguna máquina fotográfica lo habría podido hacer. Luego intentó estilizar la imagen del animal, tratando de acentuar los aspectos caricaturescos. Observemos el proceso de estilización y de construcción del gato e intentemos repetir la misma operación, copiando del natural gatos u otro animal.

UNA CAMPAÑA PARA GATOS GOLOSOS.
Consideremos ahora el proyecto de una verdadera campaña publicitaria para una de las tantas «golosinas para felinos». En la realización de un anuncio, todos los elementos tienen su importancia, desde el visual hasta el lettering. La elección del cuerpo y del tipo de letra del headline, por ejemplo, es una de las fases más delicadas. De hecho, el más bello de los mensajes puede pasar inadvertido si no lo destacamos adecuadamente desde el punto de vista tipográfico. Para un anuncio de este tipo, destinado a un target muy amplio, lo mejor es utilizar una letra compacta y muy fácil de leer, que atraiga la atención de todos: la Helvética Bold Italic, por ejemplo, resulta muy adecuada. Llegados a este punto, sólo nos falta encontrar una bonita imagen de un gato. Una vez más, las revistas del sector constituyen la fuente más indicada para este tipo de búsqueda.
Pasemos entonces a la fase operativa. Observemos las fotografías que hemos elegido como modelo y hagamos una serie de esbozos, primero en blanco y negro y luego en color, que representen gatos en distintas actitudes: bufando, saltando, comiendo de un plato, trepando, etc. A continuación, dediquémonos a dibujar la caja que contiene el alimento, realizando cuatro versiones, cada una para un sabor distinto.

Ahora, armados con el bisturí, recortamos todos los elementos que hemos dibujado:

el gato, el texto, el plato y las cajas. Los disponemos sobre la superficie de trabajo y, desplazándolos, buscamos la solución gráfica que más nos guste, intentando que la página quede equilibrada. Dado que nuestra campaña está destinada a aparecer en los medios de comunicación tanto a una como a media página, deberemos preparar el layout de cada una de las versiones, adoptando preferiblemente soluciones distintas. Para el formato de media página (arriba), una idea de éxito seguro consistiría en colocar el gato detrás del headline, transformado para la ocasión en una especie de escalera sobre la cual pueda trepar el felino. La base del anuncio quedaría reservada para las cajas y el bodycopy.

Para el formato a una página, en cambio, te aconsejamos dibujar el gato bajo el headline, situando a un lado del animal el bodycopy y al otro el plato. El dibujo de la comida, ligeramente agrandado respecto a la versión a media página, ocupará la parte inferior del anuncio y podrá estar acompañado de un último texto, destinado a insistir en las características de esta «irresistible golosina para gatos».

Al colorear el gato hay que tener mucho cuidado. Si su pelo es atigrado, por ejemplo en tonalidades de gris, la tarea será todavía más difícil. Efectuemos pruebas antes de pasar a la fase definitiva. Utilicemos como base grises claros, para luego añadir poco a poco los colores cálidos y fríos según los necesitemos. Si el pelo atigrado se funde con el blanco, podremos realizar esta fusión con pastel.

El juego de la oca

¿Cuál es el origen del nombre de este juego tan antiguo y popular, en el que los jugadores deben superar las distintas etapas de un recorrido, dotadas de premios y de castigos, siguiendo los números indicados por los dados?
De oca a oca…

El nombre procede, tal vez, de una de las planchas más antiguas de este juego (grabada en Venecia en el año 1640), en cuyo centro aparece representada una escena de banquete familiar con una oca como plato fuerte. Suponiendo, además, que las primeras monedas de plata del siglo xvn, en una de cuyas caras figuraba una oca, constituyesen el premio del juego o se utilizasen para señalar el lugar ocupado por cada uno de los participantes, se comprende que esta diversión, propia de fiestas y banquetes, adoptase sencillamente el nombre de “juego de la oca”. Aunque, en general, el juego se desarrolla sobre una lámina de papel pegada a un cartón, también puede dibujarse en el suelo de la calle con una tiza, siguiendo un esquema geométrico de trazado lineal o circular, en el cual, subdividido como está en espacios numerados, los participantes avanzan a saltos como las ocas.

En el juego de la oca es la suerte la que determina el avance del jugador a lo largo de un recorrido en espiral que para muchos posee un significado simbólico, alegorizando quizás el camino de la vida, erizado de dificultades y de misterios (ríos, pozos, prisiones), pero también de ocasiones afortunadas (dados, ocas).

Dibujar una cometa

Un dibujo cada día: construcción de una cometa.

Las cometas, que en verano surcan el cielo con sus vibrantes colores y sus largas colas ondeando al viento, son juguetes muy antiguos, revistiendo las características de un auténtico rito en Oriente, donde no sólo se construyen de papel, sino también de tela ligera, adoptando forma de águila, mariposa o libélula para llevar al cielo ruegos y esperanzas.

Es muy fácil dibujar y construir una cometa. Sólo se necesita una hoja de papel de pergamino, una caña, un trozo de bramante y un poco de paciencia. Se recorta el papel de acuerdo con el formato deseado (el más común es un rombo ligeramente asimétrico) y se pega con tiras finas de papel al armazón, constituido por un eje vertical y un arco, tensado con una cuerda tal como se indica en la figura.

El papel puede decorarse con figuras de animales, un rostro sonriente, distintas combinaciones de colores o cualquier motivo fantástico. El dibujo, en este caso, se animará con el movimiento ondulante de la cola, empequeñeciéndose en el aire hasta convertirse en una diminuta mancha, en un punto lejano, como un mensaje entre la tierra y el cielo.

Soldaditos de papel

Junto a los soldaditos de plomo que animaban los juegos de los niños hace cuarenta años y que hoy día se han convertido en objetos de colección en sus formas más elegantes y perfectas, los soldaditos de papel constituían una manifestación más modesta del interés infantil por los juegos bélicos. Se vendían en hojas que se pegaban sobre una cartulina para recortar después las figuras y, plegando el borde que servía de pedestal, colocarlas en formación de desfile o de batalla. En los escaparates de las papelerías se exhibían hojas de soldaditos de papel de los ejércitos más populares del momento. Si bien no eran tan duraderos y manejables como los de plomo, en cambio ofrecían mayor colorido, y su fácil reposición permitía a los niños desarrollar la imaginación con “ejércitos” de todo el mundo y todas las épocas.

Presentamos aquí tres tiras de soldadidos de papel, correspondientes a los soldados de la Legión extranjera, a los de la Guerra de los Siete Años y a los desafortunados héroes de la Carga de los 600 en la guerra de Crimea. A la izquierda se ilustran las tiras en color y a la derecha los esquemas que muestran el desarrollo del dibujo, desde la silueta hasta la definición de los detalles y del claroscuro. El ejercicio puede adaptarse de acuerdo con las preferencias personales, tomando como modelo soldados de otras épocas y cuerpos.

El jeroglífico del amor de Stefano della Bella

Es uno de los jeroglíficos dibujados hacia 1640 (antes de su partida para Francia) por Stefano della Bella, quien era tan aficionado a estos juegos que se valía de ellos incluso en su correspondencia particular íntima.

La esfinge que aparece en el óvalo, junto con los esbozos de obeliscos y pirámides, es a la vez símbolo y deseo de un viaje a Oriente.
¿Cuál es su significado? Como en todo jeroglífico constituido por letras y figuras, el mensaje se descifra sustituyendo las figuras por los nombres correspondientes y combinando éstos con las letras.

El jeroglífico se lee así, por tanto, en italiano: “Ove (huevos) e Amore é Fedeltá (fede — anillo de compromiso )IAmor solicito (soli = soles) e segreto (sega — sierra)/Do-ve é Amore é Gelosia (gelosia = celosía y ct\os)lAmore é cieco e vede di (la D se pronuncia di) lontanolAmore passa il guanto e l’acqua li stivali/Amore Amore (amo = anzuelo; re = rey) tu sei (6) la mia (l’ami, plural de anzuelo) rovina.” (Donde hay amor hay fidelidad/ El amor solícito es secreto/Donde hay amor hay celos/El amor es ciego y ve desde lejos/El amor traspasa el guante como el agua las botas/ Amor Amor tú eres mi ruina.)

Stefano della Bella: Jeroglífico del amor, aguafuerte; 283 X 203 mm (París, Bibliotheque Nationale).

Dibujo de figuras geométricas

Los dibujos que integran un proyecto, es decir, los gráficos necesarios para su ejecución, se realizan a escala 1/50, 1/20, 1/10 o, incluso, 1/1, indicando y precisando todos los elementos arquitectónicos con su forma, sus dimensiones y sus materiales. Las luces y aberturas, que también figuran en estos dibujos, se ordenan y catalogan después en gráficos especiales. El gráfico que presentamos constituye un ejemplo de proyecto para un edificio de viviendas, en el cual se detallan todos los elementos necesarios para su construcción.

En la parte izquierda se señalan los paneles de cerramiento de las escaleras circulares (superponiendo la sección al alzado) y los paneles de la fachada con las luces (de las cuales se señala también la dirección de apertura con líneas de puntos). En la parte derecha se muestran los paneles de cerramiento de otra fachada con los distintos tipos de aberturas; al alzado se superponen las secciones, incluida la de un pasaje peatonal rematado en cúpula (proyecto del arquitecto Cario Menzetti).

El juego de geografía de Stefano della Bella

Stefano della Bella: Juego de geografía, 8 cartas; aguafuerte; 87 X 50 mm (cada una) (Parma, Biblioteca Palatina).

En esta página se muestran ocho de los 52 naipes que ilustran las distintas partes del mundo y sus países con figuras femeninas alegóricas. En cada carta se incluye el título-América, Europa, Asia, África, Italia, Alemania, Francia y España- con su correspondiente leyenda, que describe las principales características de cada país.

Stefano della Bella dibujó también para el delfín, por encargo del cardenal Mazarino, algunas series sobre la mitología, las reinas famosas y los reyes de Francia. Sus cartas, semejantes a las utilizadas normalmente para jugar, tenían fines educativos.

El embajador del gran duque en París menciona estos naipes en una carta dirigida al primer secretario: «He pensado que sería del agrado de Su Alteza conocer unas nuevas cartas, con las cuales un espíritu refinado ha tratado de inferir del vicio la virtud. Su Excelencia me hará el honor de presentarlas a Su Alteza junto con el folleto que incluye las intrucciones de uso, en espera de poder proporcionarle los otros juegos prometidos por su autor.»
Resulta muy curioso que algo destinado al juego se convierta en un medio de instrucción y, asimismo, que para su realización se haya llamado a un artista de la categoría imaginativa y técnica de Stefano della Bella, quien parece olvidarse de la finalidad práctica dibujando personajes extremadamente refinados.

Ejemplos de jeroglíficos

Dos sencillos ejemplos de jeroglíficos: el primero representa, en inglés, la frase “I saw” (Yo vi). En efecto, la palabra eye (ojo) se pronuncia igual que la palabra I (yo), o sea /ái/. Y la palabra saw, que se pronuncia /sóu/, significa tanto sierra como vi. Por lo tanto, el dibujo de un ojo y una sierra se puede leer como: /ái/ /sóu/, es decir: “Yo vi”. El segundo, cuya solución puede leerse invirtiendo la página, incluye, además de los dibujos, cifras y letras.