Como dibujar una botella

DIBUJEMOS UNA BOTELLA.
Una botella es uno de los objetos más difíciles de dibujar, incluso para los más experimentados. Hace falta prestar muchísima atención, tanto para captar los reflejos de la luz sobre el cristal como para conseguir sintetizarlos.
Observemos una botella cualquiera o la fotografía de una botella y analicémosla en sus detalles, antes de dibujarla.
La botella es simétrica y alcanza su volumen máximo en la parte central. El cuello de la botella se ensancha gradualmente hacia abajo.
Ahora te enseñaré un pequeño truco que te permitirá dibujar la botella sin tener que hacerlo a mano alzada. Ya llegarás a esto con el tiempo, pero al principio resulta bastante difícil.
Coge una fotografía (la reproducida en la página anterior, por ejemplo), superpon una hoja de papel vegetal y calca los contornos.
Puedes hacerlo de dos formas: dibujando inmediatamente el perfil completo o empezando por la primera mitad. En este último caso, divide la botella por la mitad, con una línea vertical; calca la parte izquierda, plega la hoja de papel vegetal sobre sí misma y calca la segunda mitad.
Controla que los contornos, de la parte derecha y de la parte izquierda coincidan. Veamos ahora cómo colorear una botella. Primero hay que dividir la botella en franjas netas de color, siguiendo la misma lógica aplicada en el caso de la manzana. Empieza con el color más claro, que ha de considerarse además el color dominante, y reserva algunas franjas para los reflejos de la luz. A continuación, colorea las franjas más oscuras. Ten en cuenta que los reflejos pueden colorearse. Esta es la forma de proceder cuando se ha de colorear o sombrear un objeto cilindrico: las franjas de variación de los colores pueden pasar gradualmente de los tonos más claros, sobre los lados, a los tonos más oscuros, hacia el centro. También puedes hacer lo contrario: sustituir los tonos claros por los oscuros y viceversa.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.