Como colorear un dibujo con markers

Al colorear un dibujo con markers, no es necesario que utilices  muchos colores; basta con que aprendas a aprovechar las superposiciones que se pueden obtener (figura). Intenta superponer todos los colores que tengas a disposición y experimenta directamente lo que acabo de decir. Ya hemos visto que mezclando el azul con el amarillo se obtiene el verde, que el amarillo con el rojo da anaranjado y que el azul con el rojo da violeta. Ésta es la regla general, pero investigando se puede comprobar que cualquier tono de color, mezclado con otro, produce un tercero. Procura, sin embargo, no superponer más de dos, porque obtendrás colores «sucios».
Recuerda además que para oscurecer un color cálido (rojos y amarillos) tendrás que utilizar un tono suave de algún color frío (azules y verdes).
Si quieres oscurecer un rojo, no emplees un rojo más oscuro, porque sólo conseguirás resaltar el primero; utiliza en cambio un verde, un azul o bien un gris y obtendrás el efecto deseado. Puedes emplear este procedimiento para conseguir el efecto de redondez, sin olvidar que los colores de los markers no se pueden aclarar. Así pues, tienes que partir del color más claro, para llegar gradualmente a la tonalidad más oscura elegida.
Observa ahora la figura, en la cual he resumido, en un solo dibujo, las tres fases del trabajo.
Supongamos que tienes que representar una botella con su correspondiente etiqueta. Empieza con un dibujo bien trazado, completado con los detalles, como en la parte A de la figura. Luego extiende los colores de modo uniforme con las tonalida des más claras, como en la parte B de la misma figura. En la parte C se añaden todos los colores del dibujo definitivo. Sobre estas líneas aparece toda la gama que he utilizado. Como ves, el diseño queda terminado con un trazo muy fino de rotulador, que define los contornos.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.