Ajuste del tamaño de las imágenes

El material para las ilustraciones está disponible, casi invariablemente, en tamaños inadecuados, además, quizá no deseemos utilizar una imagen entera. ¿Cómo asegurarnos de que la imagen que incorporamos al arte final tiene el tamaño y la forma adecuados?
En el caso más simple, cuando deseamos utilizar entero un pluma, basta con una anchura de un determinado número de milímetros (dando por sentado que la altura ya valdrá). Sin embargo, «el caso más simple» es infrecuente: habitualmente, las cosas son más complicadas. Entonces necesitamos algunas piezas de equipo especiales: un epidiascopio, un proyector Grant o un retroproyector. Esas máquinas nos permiten proyectar la imagen original en una pantalla de vidrio, con la ampliación o la reducción que necesitamos. Tracemos a escala, en una hoja transparente, la forma del espacio que queremos llenar. Ajustemos la máquina para que la imagen proyectada encaje en la forma que hemos dibujado. Midamos la distancia entre dos puntos de la imagen proyectada y, después, la distancia entre esos mismos dos puntos del trabajo original. En un momento, con una calculadora de bolsillo, sabremos cuál es el porcentaje de ampliación o de reducción necesario para que la imagen se ajuste al espacio requerido. Todo lo que hay que hacer entonces es comunicar ese porcentaje a nuestro técnico de cuarto oscuro o a nuestro operador de transferencia fotomecánica y pedirle una prueba del tamaño adecuado. Si desear ver mas diseños de letras te recomendamos decoracion habitaciones para que puedas ver diseños para decorar tus paredes.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.