Serigrafia casera

Luego, el impresor amplió las siluetas del diseñador hasta el tamaño necesario para la impresión. (Aunque el dibujo era de tamaño menor del que correspondía a la impresión, se había realzado, evidentemente, a escala.) El arte final de la separación de colores se preparó a mano, recortando plantillas para cada área de color y extendiendo cuidadosamente las áreas de color de tal modo que los colores impresos se superpusieran levemente para garantizar un ajuste exacto. Cada plantilla se aplicó a la pantalla de seda, los colores se ajustaron a las especificaciones del diseñador, y luego se imprimieron los carteles en tres procesos, uno por cada color.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.